Durante los siglos XVIII y XIX, en Inglaterra existió una alternativa para aquellos condenados a morir en la horca: el destierro. Se trató del ‘punishment by transportation’ o castigo por transportación y Australia fue uno de los destinos en los que los criminales pagaban su pena. Actualmente, en esta zona se produce 19 Crimes un vino que rememora la historia de aquellos exiliados de su país de origen. 
 
Hacerse pasar por un egipcio, contraer matrimonio de manera clandestina, practicar bigamia, robar (plantas, peces, cartas…) y falsificar monedas de cobre eran algunos de los 19 crímenes por los que una persona era sentenciada en aquella época. Al destapar las botellas, encontraras inscrita en el corcho una de las faltas por las que se aplicaba el castigo por transportación.
 
Muchos culpables que llegaron a las costas australianas fueron encerrados durante un tiempo, otros de por vida, pero casi ninguno logró regresar a su lugar de origen. Algunos, como el poeta John Boyle O’Reilly, lograron sobresalir, más allá de sus crímenes. Las botellas de 19 Crimes están inspiradas en 6 personajes. Éstos fueron algunos convictos que se convirtieron en los primeros inmigrantes en llegar a Australia.
 
Para conocer la historia de cada uno de estos criminales, solo es necesario escanear cualquiera de las botellas de 19 Crimes con la app Living Wine Labels. Inmediatamente después, alguno de los personajes, como James Kieley, Michael Harrington o James Wilson cobrará vida a través de tu dispositivo móvil. Allí te contará la desgraciada historia de su condena.

VINOS Y CAVAS

aprovecha estas ofertas